Generales

12 realidades que tu veterinario necesita que sepas, adiós a algunos mitos


Tu Veterinario no es un superhéroe, aunque a veces lo parezca, es humano, no tiene superpoderes y necesita comer, dormir, y distracciones como toda persona.

Así que en esta oportunidad queremos dejarte esta nota en tono de humor, sobre algunas cosas que las personas tienden a pasar por alto sobre sus veterinarios.

El que sea en tono de humor, no le quita lo cierto, así que aquí se los dejamos para que le den un buen vistazo:

  1. Tu Médico Veterinario duerme: puede parecer hasta mentira, pero él necesita dormir como cualquier otra persona. No lo llames a medianoche a menos que sea una real emergencia.
  2. Tu Médico Veterinario come: parece increíble, pero es verdad; también necesita alimentarse como todo el mundo y tiene dispuesto un horario para hacerlo.
  3. Tu Médico Veterinario puede tener familia, y generalmente la tiene: no tiene que estar disponible las 24 horas del día para ti, debe y desea dedicarle tiempo a su familia y disfrutar de ella.
  4. Necesita descansar el fin de semana: siendo el Médico Veterinario una persona como cualquier otra, necesita descanso. El domingo a las 10 de la noche definitivamente no es un horario adecuado para atender un cuadro que se inició el martes anterior en la tarde.
  5. Tu Médico Veterinario como cualquier ciudadano precisa dinero. ¡Esa sí que mucha gente no la acepta! Creen que debe trabajar por amor al arte y ¿con que pagaría sus gastos, cursos de actualización, equipos, personal, etc.? Por eso no vayas a la consulta pensando en no pagarle.
  6. No es vidente, no consulta el Tarot ni tiene una bola de cristal: Tu Veterinario no puede adivinar lo que le pasa a tu mascota, ni por teléfono o por WhatsApp. Tienes que llevarla a consulta para que la examine.
  7. NO todos los Veterinarios tienen que atender a domicilio: cada uno organiza y planifica su trabajo de la manera y con las condiciones que se siente mejor para hacerlo. Cuando él afirma que prefiere atender en el consultorio y no a domicilio, seguramente tiene buenas razones para hacerlo.
  8. En reuniones o fiestas de amigos y familia, el Veterinario deja de ser «el Médico Veterinario» y reasume su condición de amigo o pariente. No lo abrumes pidiendo consejos, recetas, opiniones, etc. Él también tiene derecho a divertirse.
  9. No existe la “ojeadita”, la “consultita” ni la “pasadita rápida”.
  10. Si el horario de trabajo de la mañana es hasta las 13:00 hs., no significa que puedes llamar a las 12:58 y molestarte porque no te atendieron.
  11. Tu Médico Veterinario no inventa problemas ni enfermedades: tampoco, tiene relación comercial con los virus, bacterias, etc. No le está mandando tratamiento a tu mascota porque conspira contra tu economía. No lo culpes por lo que le pasa.
  12. Finalmente, el Médico Veterinario es también un hijo de Dios y no de aquél en que estás pensando…

“Autor desconocido”

Y si eres veterinario o quieres darle un obsequio a tu veterinario, puedes descargar aquí e imprimir el afiche  «Ser Veterinario»…