Saturday, 18 September 2021

Diabetes en perros y gatos

La diabetes es una enfermedad hormonal que se diagnostica con cierta frecuencia en perros y gatos. Muchas personas creen que solo les da a los humanos, pero nuestros queridos peludos también pueden padecerla y es igual de grave que en las personas.

Tipos de diabetes

La insulina es la hormona que se encarga de que las células puedan aprovechar la energía que los alimentos suministran y que se encuentran en la sangre en forma de glucosa, un tipo de azúcar. Al faltar la insulina o producirse inadecuadamente, las células no pueden consumir esta azúcar y se acumula en la sangre.

Generalmente se habla de dos formas de diabetes: diabetes tipo I, cuando el paciente carece totalmente de insulina, llamada también diabetes juvenil o diabetes insulinodependiente. La otra es la diabetes tipo II, cuando el individuo tiene insuficiente insulina o tiene algún problema que interfiere con su función, llamada también diabetes de adulto o no insulinodependiente.

Tipos de diabetes en perros y gatos

En el caso de los gatos diabéticos, un 70% presenta diabetes tipo I, el 30% restante que presentan tipo II no precisan insulina. Pero estos suelen ser gatos obesos, usualmente su tratamiento implicará dieta para aumentar el contenido de fibra, disminuir los azúcares, bajar de peso y medicamentos para bajar los niveles de glucosa.

En el caso de los perros diabéticos se considera al 100% como de tipo I, es decir insulinodependientes y requerirán de inyecciones de insulina de por vida.

El diagnóstico de la diabetes en perros es relativamente fácil, midiendo la presencia de glucosa en la orina y niveles elevados de glucosa en sangre. En los gatos puede ser un poco más difícil pues estos pueden presentar glucosaria (aparición de glucosa en la orina) ante situaciones de estrés, sin padecer diabetes.

A quien afecta más la diabetes en perros y gatos

La diabetes se presenta más en perros adultos, mayores de 7 u 8 años, con mayor incidencia en hembras y también en ciertas razas como pinscher miniatura, poodle, salchicha, schnauzer, enano y beagle.

La diabetes en gatos afecta a todas las razas, principalmente mayores de 6 años y con mayor predisposición en esta especie hacia los machos.

Un porcentaje elevado de perros desarrolla cataratas en los primeros 6 a 12 meses de padecer la enfermedad, algo que no sucede en los gatos.

Diabetes en perros y gatos - Mascotas Today

Pronóstico para un perro o gato con diabetes

El pronóstico para la diabetes en perros y gatos suele ser bueno, si se diagnostica a tiempo y se suministra el tratamiento oportuno, aunque pueden existir complicaciones si la respuesta a la insulina no es buena.

Régimen dietético, ejercicio físico (no para los gatos) y medicación son las bases del tratamiento para la diabetes en perros y gatos.

Con respecto a la alimentación existen en el mercado productos comerciales especialmente preparados para una dieta diabética para gatos y perros. El ejercicio físico ayuda en gran medida a quemar calorías y los medicamentos se usan para disminuir los niveles de azúcar. Tal es el caso de los hipoglucemiantes, o inyecciones de insulina para insulinodependientes.

Los perros y gatos diabéticos suelen regularse bien con dos comidas al día, antes de las inyecciones de insulina cada 12 horas.

Síntomas de sospecha de tener un perro diabético o un gato diabético

  1. Orinar mucho (poliuria).
  2. Beber más de lo normal (polidipsia).
  3. Comer en exceso (polifagia).
  4. Se cansan mucho.
  5. Presentan trastornos en los ojos, cataratas.
  6. Son propensos a infecciones.
  7. En algunos casos se ven padecimientos neurológicos (más frecuentes en gatos).

Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas lo mejor es que acudas al veterinario para un descarte. Igualmente, si observas cualquier cambio de conducta en tu gato o perro, lo mejor es ir a consulta veterinaria, puede ser indicativo de algún problema de salud.

En todo caso la evolución de una mascota con diabetes depende de la dedicación de su familia humana, pues está demostrado que la principal causa de complicaciones o desmejora de un perro o gato diabético está en no seguir las indicaciones veterinarias, tanto dietéticas, como en la aplicación de la insulina.


Últimas publicaciones interno

Suscríbete a nuestro boletín

* indicates required