Tuesday, 27 July 2021

Toxoplasmosis y los gatos

La toxoplasmosis y su relación con los gatos

La toxoplasmosis es una enfermedad provocada por la multiplicación de un parásito unicelular que afecta tanto al hombre como a los animales. Su única fuente de transmisión no es el gato, aunque se lo señala como culpable y muchas veces “chivo expiatorio” de la enfermedad ya que en él termina el ciclo de la toxoplasmosis.

El parásito puede infectar prácticamente a todos los animales de sangre caliente, aunque en ellos no ocurre el ciclo definitivo, sólo lo albergan en sus tejidos y para poder contaminarse de estos animales se debe consumir su carne cruda o poco cocida.

La enfermedad presenta pocos síntomas: fatiga, fiebre y anorexia, y los pacientes inmunodepresivos o las mujeres embarazadas son particularmente sensibles a ella.

La toxoplasmosis y el gato

Una vez que el gato sufre la enfermedad se cierra el ciclo, los parásitos crean unas formas enquistadas llamadas ooquistes que son liberados por las heces del gato al medio ambiente exterior.

Pero claro antes el gato tiene que contagiarse, ¿cómo ocurre esto? Pues el gato se infecta mayormente, cuando sale de cacería y trae esos pequeños roedores o aves, bien sea como obsequio o para alimentarse, sobre todo los gatos menores de 6 meses, porque el gato más viejo suele ser inmune y no transmite la infección. Estas presas son frecuentemente huéspedes del parásito de la toxoplasmosis, su carne contiene ooquistes, que al ser ingeridos por el gato lo infectan.

La otra fuente de contagio es la carne cruda o poco cocida, carne de ternera, cordero, cerdo o también pollo puede tener ooquistes que al ser ingeridos por el gato pueden contagiarlo.

Por lo tanto, si nuestro gato vive dentro de la casa y no se dedica a cazar, no come carne cruda sino bien cocida, la forma de que se contagie de toxoplasmosis es casi nula. Otra forma de evitarlo es congelar la carne, los ooquistes no se llevan bien con el frío, así que al congelar la carne antes del consumo evita el contagio.

¿Cómo se transmite la toxoplasmosis del gato a las personas?

La única forma de contagiarnos la toxoplasmosis de nuestro gato es a través de los ooquistes en sus heces, ya que, al menos nosotros, no nos comemos a nuestro minino.

Al entrar las manos en contacto con objetos sucios de heces con ooquistes se puede producir el contagio. En el caso de la arena del gato, los ooquistes deben pasar al menos dos días hasta que se vuelven infectantes, por lo que una limpieza diaria del cajón de arena es buena como precaución. Otra forma de prevención es usar guantes al trabajar la tierra, al manipular la arena del gato y lavarse las manos con frecuencia.

La toxoplasmosis y el humano

También es frecuente el contagio de la toxoplasmosis a las personas a través del consumo de carnes crudas o poco hechas de pollo, vacuno o cerdo que están contaminadas con ooquistes y de frutas o vegetales crudos que fueron manipulados por manos que tuvieron contacto con ooquistes de cualquier origen. También las personas que comen cacería fresca, conejo, venado y otras están expuestas al contagio.

De hecho, la mayoría de los seres humanos somos portadores de anticuerpos anti toxoplasma, lo que quiere decir que hemos tenido una infección que pasó desapercibida. La infección solo puede comprobarse mediante un análisis de sangre que demuestre positividad para anticuerpos específicos de tipo IgG o IgM.

En la mayoría de los humanos adultos en buen estado de salud, la toxoplasmosis pasa inadvertida, sólo es un riesgo para las personas cuyo sistema inmunitario es muy deficiente, y para las mujeres embarazadas.

En el caso de las mujeres embarazadas, puede ser responsable de abortos al principio de la gestación, o que puedan nacer bebes con problemas neurológicos, si la infección ocurrió antes de quedar embarazada, el nuevo bebé no será infectado.

Sin embargo, como ya hemos dicho antes, gran parte de la población mundial ya está inmunizada con anticuerpos anti toxoplasma.

En el caso de que una mujer encinta no esté inmunizada, debe observar ciertas precauciones, tanto si tiene o no gatos

  • Nunca manipule tierra sin guantes.
  • Lavarse con frecuencia las manos.
  • Lavar muy bien vegetales y frutas antes de consumirlas crudas.
  • No ingerir carne cruda o poco cocida, y que preferiblemente haya estado en el congelador varios días.
  • Si tiene gatos la única precaución adicional es limpiar la arena del gato con guantes, o dejarle a otro miembro de la familia que lo haga.

En todo caso no es indispensable salir de su gato si está embarazada, solo tiene que seguir estas precauciones, que de todas formas tendrá que hacer tanto si es la feliz dueña de un gato como si no. Recuerde que el gato no es la principal fuente de contagio de toxoplasmosis y que además lo más probable es que usted ya tenga anticuerpos para el toxoplasma.


Últimas publicaciones

¿Cuántas horas de luz necesita tu hurón?

Jun 25, 2021

Hurones y la luz

Barbo de Sumatra, Sumatrano, Barbo Tetrazona o Barbo Tigre

Jun 14, 2021

Peces Barbo Tigre

Gato Bengalí el gato leopardo

May 25, 2021

Gato Bengalí

Suscríbete a nuestro boletín

* indicates required