Tips perrunos

Dietas alternativas para tu perro


¿Cómo hacer dietas alternativas para tu perro?

Existen muchas formas de darle a tu perro una dieta saludable, la más común es a través de piensos o croquetas comerciales, de los cuales hay diferentes calidades, presentaciones, sabores y precios y que ya vienen con los requerimientos nutricionales que la mascota pueda necesitar.

Sin embargo, no todo el mundo gusta de darles croquetas a sus mascotas y también hay situaciones que nos dificultan o no nos permiten acceder a ellas.

Por eso, en esta oportunidad nos enfocamos en presentarles otra opción al pienso comercial, sin tomar partido por lo acá comentado.

Alimentación casera para perros

Según el profesor de Nutrición Animal en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, Ignacio Arija, «La dieta casera, si es equilibrada, puede servir para alimentar a un perro de igual forma que lo hace la comida comercial».

La pauta para cocinar platos para el perro es evitar el azúcar y los alimentos prohibidos para el perro (como el chocolate, cebolla, uvas, pasas, aguacate).

Hay que recordar, que, si se pretende sustituir la dieta habitual de la mascota, es bueno contar con el visto bueno del Veterinario y si es necesario le prescriba complementos nutritivos comerciales, de vitaminas y minerales, pues las dietas caseras, en muchos casos, no llenan los requisitos nutricionales de las mascotas.

Posibles alimentos para las dietas alternativas del perro

El nutricionista animal Ignacio Arija, recomienda arroz y pollo. Indica que se puede usar arroz blanco, como el que consumen las personas de forma habitual, también el arroz integral, que contiene más fibra, pero sin abusar, ya que un exceso de fibra puede generarle diarreas al perro. El arroz se cocina de forma habitual o un poco más pasado, para facilitar el acceso de las enzimas del aparato digestivo del perro al almidón de los granos.

Con respecto al pollo, el nutricionista recomienda, que sean partes nobles, magras, que no sean restos ni contengan huesos. La opción más saludable es decantarse por las pechugas, cocidas en caldo o a la plancha.

Otras opciones para alimentar a las mascotas

Según otras fuentes consultadas, la dieta casera puede llevar carne de músculo de la mayoría de los animales, desde vacas y pollos, hasta cordero. También puede darle la carne de pato, ciervo, pavo, conejo, cabra y pescados sin espinas. La proteína animal debería representar no más ni menos de la mitad de la dieta del perro.

Si la mascota no es activa y no hace mucho ejercicio, se debe evitar las carnes con alto contenido graso. En el caso del pollo, lo mejor es quitar la piel y grasa.

Las vísceras como corazón e hígado son buenas fuentes de proteínas que se pueden alternar con otras, pero NO SE DEBE EXCEDER CON ÉL HÍGADO (el hígado por sí solo no debe representar más del 5 % de la dieta de tu perro).

La proteína animal se puede acompañar con verduras. Los perros pueden comer verduras tanto crudas como cocidas al vapor.

Ellos disfrutan de las verduras crudas pero su sistema digestivo es más corto que el de los humanos, por tal razón no aprovechan completamente los nutrientes. Es recomendable darles las verduras cocidas en forma de puré y no usar sal al momento de cocinarlas.

Verduras, vegetales y frutas que puedes incluir en las dietas alternativas del perro

Papas:

Son buena fuente de vitamina C, B6, potasio, magnesio y fibra. Lávalas bien, no las peles y cocínalas sin sal, luego de cortarlas en pedazos pequeños. Otra opción es picarlas en rebanadas y hornearlas con un poquito de aceite, para que se pongan crujientes, a ellos les gustarán.

Zanahoria:

Contienen vitamina A, K, C, fibra y potasio. Limpia las zanahorias, córtalas y hiérvelas por 10 minutos, puedes dárselas en forma de puré o en trozos. Son muy buenas para el pelo.

Pepino:

Buena fuente de vitamina K, puedes dárselo combinado con su comida preferida. Es importante pelarlo muy bien y quitarle las semillas, córtalo en pequeñas porciones y hiérvelas por unos 5 minutos.

Brócoli:

Tiene muchos nutrientes buenos para el perro, demás mantiene los glóbulos rojos estables, evita el sobrepeso y es bueno para prevenir el cáncer. Sin embargo, el perro NO puede comer muy a menudo el brócoli ya que puede reducir las funciones de la tiroides. Córtalo en porciones más pequeñas, lávalo bien y hiérvelo por unos 8 minutos.

Otras verduras que puede añadir a la lista son; remolacha, espinacas, auyama.

En las frutas pueden comer manzanas y peras que ayudan a limpiar la dentadura del perro, patilla que lo refresca e hidrata, naranjas en pequeñas cantidades ya que la azúcar natural les puede generar obesidad, melón, piña, mango, lechosa. EN TODOS LOS CASOS ES IMPORTANTE RETIRAR LAS SEMILLAS, LA MAYORÍA SON TÓXICAS PARA LOS PERROS, SOBRE TODO LAS DE DURAZNOS Y CIRUELAS.

Con estas recomendaciones puedes diseñar una dieta para tu perro, probando varias combinaciones hasta dar con una que le guste, lo mantenga en peso, y con el pelo saludable, estos dos últimos aspectos, son indicativos de que la nueva dieta le cae bien. Y si no tienes perro, si no un gato, revisa ¿Cómo hacer dietas alternativas para gatos?

Después de haber alimentado a tu perro con una dieta casera por unas cuantas semanas, es conveniente que lo lleves a consulta con el Médico Veterinario para asegurarte de que su peso se mantenga estable. Si tu mascota ha perdido o ganado peso, es posible que debas modificar la dieta.